junio 18, 2008

 

Sidi Mohamed Daddach, premio RAFTO de Derechos Humanos, brutalmente agredido por la policía marroquí tras la liberación de Brahim Sabbar

Fuentes de los activistas saharauis de derechos humanos han informado que el ex preso político Sidi Mohamed Daddach fue brutalmente golpeado el martes 17 de junio cuando se dirigía a visitar al activista Brahim Sabbar, que acababa de ser puesto en libertad tras cumplir dos años de cárcel. Daddach fue golpeado en la cabeza, perdiendo el conocimiento, momento que aprovecharon los polícías marroquíes para seguir golpeándole y dándole patadas. Esta es la forma en que Marruecos entiende la democracia y el respeto a los derechos humanos.

Sidi Mohamed Daddach (premio RAFTO de Derechos Humanos), Presidente del Comité de Apoyo a la Autodeterminación.

Nacido en 1957, Sidi Mohamed Daddach es, a día de hoy el preso político saharaui que más tiempo permaneció detenido (26 años), sólo superado en Africa por Nelson Mandela. Fue hecho prisionero en combate en febrero de 1976, y trasladado a la cárcel de Kenitra (Marruecos) en 1979, condenado a muerte el 7 de abril de 1980, por un tribunal militar marroquí, tal pena fue conmutada el 8 de marzo de 1994 por cadena perpetua.

Fue durante su detención objeto de todo tipo de torturas y malos tratos físicos y psíquicos, y realizó diferentes huelgas de hambre en la cárcel.

Tras su liberación en noviembre de 2001, recibió el premio RAFTO de Derechos Humanos en 2002. tras diferentes impedimentos, las autoridades marroquíes le negaban el pasaporte, finalmente pudo viajar a Noruega a recoger el premio. Allí se reencontró con su madre, que vivía en los campamentos de refugiados y a quien no veía desde 1975.

NOTICIA DE SU LIBERACION EN EL MUNDO (noviembre 2001)

GUERRA CONTRA EL TERROR / LA SITUACION EN EL MAGREB

Mohamed VI amnistía a los presos políticos saharauis

Entre los 56 perdonados figura el reo más antiguo de las cárceles marroquíes, Mohamed Daddach, detenido desde 1979

EL MUNDO. JAVIER ESPINOSA. Corresponsal

RABAT.- «Desde el fondo del corazón de una madre que se deshace en lamentos, imploro a todas las almas defensoras de la justicia para que me ayuden a recuperar a mi hijo». Quien se expresaba así el pasado 26 de septiembre no era otra que la octogenaria N'Guiya Bekay, madre de Mohamed Daddach, el saharaui que más tiempo ha pasado en las prisiones marroquíes, donde permanece desde 1979.

El miércoles, en una señal cuyo antecedente más cercano hay que buscarlo en 1991 cuando Hasán II liberó a 321 reos condenados por su activismo a favor del Frente Polisario, el rey Mohamed VI amnistió a Daddach y a otros 55 presos saharauis implicados en las revueltas de El Aaiún y Marraquech en lo que el propio Le Matin du Sahara (diario próximo a palacio) calificó como «un gesto de benevolencia» del monarca.

«La gracia real resalta la preocupación del rey hacia los habitantes del Sáhara», añadía Le Matin, significando que esta medida se produce precisamente un día después del aniversario de la Marcha Verde, que inició la ocupación de la antigua colonia española, y poco después del periplo del rey por el mismo territorio.

Según la sección saharaui del Foro Verdad y Justicia, una ONG defensora de los derechos humanos, la medida alcanza a «todos los detenidos políticos saharauis». Hasta ahora la Oficina Europea por el Respeto de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental (Berdhso) cifraba en 25 el número de presos políticos nativos de esa región recluidos en el reino alauí.

Además de Daddach, entre las personas que se han beneficiado de la gracia real figuran 37 condenados por la revuelta de septiembre y octubre de 1999 en El Aaiún, la capital del Sáhara; otros 14 convictos condenados por la algarada protagonizada por estudiantes saharauis en Marraquech en mayo de 2000; y cuatro personas que fueron sentenciadas en Agadir por formar parte supuestamente de una célula de apoyo a las tesis independentistas del Polisario.

Sin embargo, de todos ellos el preso más conocido es Daddach, arrestado en primera instancia en 1976 cuando pretendía huir de la zona controlada por Marruecos para unirse al Frente Polisario. Las tropas marroquíes ametrallaron el vehículo en el que viajaba hiriéndole y matando a uno de sus compañeros.

El militante saharaui fue enrolado en el Ejército marroquí pero en agosto de 1979 decidió repetir el intento de fuga y fue de nuevo capturado. El 7 de abril de 1980 un tribunal militar le condenaba a muerte por «alta traición», pena que sólo le fue conmutada por prisión perpetua en 1994.

Recluido en la cárcel de Kenitra, Daddach se convirtió, como Mandela en Sudáfrica, en un emblema para la causa saharaui. «Este hombre se ha convertido en un símbolo del combate por la libertad», afirmaba su propia madre desde Tinduf (Argelia), donde se encuentra exiliada.

La campaña internacional por su liberación comenzó en 1997 y se intensificó en los últimos meses.

Desde el pasado 23 de agosto el propio Daddach protagonizaba una huelga de hambre intermitente que pronto secundaron casi una veintena de los ahora liberados para protestar por las condiciones de su detención. En octubre, el Berdhso hizo público un comunicado que atribuyó al mismo Daddach en el que éste reivindicaba su puesta en libertad, al tiempo que pedía al secretario general de la ONU, Kofi Annan, «la aplicación firme e inmediata del plan de paz y la organización de un referéndum».

Enlace de la noticia

Etiquetas: , , ,


Comments: Publicar un comentario en la entrada

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?