diciembre 31, 2008

 

Enguia El Hawasi, joven saharaui: "Ya no puedo vivir una vida normal como el resto de la gente"

*Fuente: activistas saharauis de derechos humanos y UPES

La saharaui Enguia Elhawassi cuenta del episodo cuando fue detenida por un grupo de policías mientras salía de su clase en el colegio, el lunes 3 de noviembre de 2008. El episodo se desarrolló poco tiempo después de una delegación italiana había visitado el Sahara Occidental.

En Aaiun, lunes 03 de noviembre de 2008, a las 18:20, la saharaui Enguia Elhawassi fue detenida por un grupo de policías mientras salía de su clase en el colegio. Fue llevada en una furgoneta de la policía de Aaiun ocupado hacia un lugar desconocido, allí fue objeto de humillaciones y torturas, según su propio testimonio. Su liberación tuvo lugar a las 21:30.

Cuando la liberaron en las periferias de la ciudad de Aaiun tuvo que alquilar un coche para poder llegar hasta su familia.

Enguia Elhawassi es una alumna en Educación General Básica que fue detenida y torturada en múltiples ocasiones solo por participar en manifestaciones pacificas que revindican el respeto a la libre determinación del pueblo saharaui.

Ver vídeo

Traducción del video del dialecto Hasania al Castellano:

"Que la paz sea sobre vosotros.

Me llamo Enguia El Hawasi, nací en agosto de1990 en Aaiun.

He sido objeto de múltiples detenciones, entre ellas, el lunes 3 de noviembre de 2008, a las 18 :00 de la tarde cuando salía del colegio Alal, donde estudio 9° curso.

Cuando salimos todos, la policía me estaba buscando entre el grupo de las chicas, una vez que me localizaron me siguieron, y cuando llegue cerca de mi casa en la avenida Magreb Árabe, se acercaron a mí los llamados “el Grupo del Moustage” (el del bigote) que pertenecen el equipo del llamado Aziz Annouch. Vino el del bigote, me cogió por el brazo y me llevaron por la fuerza.

Mis compañeras comenzaron a gritar en la calle, porque la forma con la que me llevaron con ellos era totalmente infrahumana.

Desde ahí se fueron en dirección hacia el río, en las afueras de la ciudad, llamaron por teléfono a su jefe Aziz Annouch y le dijeron que ya estaba detenida.

El jefe del grupo les dijo que se vayan directamente hacia el río.

Cuando llegaron al río pararon el coche y de repente vino Aziz Annouch. Subio al coche donde me encontraba y empezo a amenazarme, y gritaba: ¿por qué no nos dejas en paz?, ¿por qué no te separas de nosotros? Y siguió insultándome con malísimos insultos que no atrevo mencionar .

Comenzaron a interrogarme sobre el encuentro con los europeos, con los cuales me reuní. Yo siempre me reúno con las Delegaciones que visitan el Aaiun.

No me detuvieron directamente después del encuentro con la Delegación, debieron de pensar que era mejor esperar a que se marcharan ya que si ellos se enteraban de mi detención podría resultarles un problema, por lo tanto esperaron a que ninguna delegación extranjera fuera testigo de los actos.

Me preguntaron que porqué realizaba encuentros con las Delegaciones, y me interrogaron sobre lo que dije a dicha Delegación. Me negué a responder y empezaron a torturarme. Al final les dije que les conté a los miembros de la Delegación Europea que vosotros no me dejáis vivir en paz.

Me vigilan y me siguen en todas partes, de forma que ya no puedo vestirme de otra manera que no sea con la Melhfa para poder taparme la cara y evitar así que los policías me reconocieran.

Les expliqué a mis secuestradores que a la Delegación les comuniqué que la policía me detiene siempre en las manifestaciones en Aaiun, y cualquier otra manifestación en la avenida del Maghreb Arabe, la avenida de Daddach, avenida de Smara, o en la avenida de Skeikima, que la primera detenida soy yo, también les dije que conté a la Delegación que de tantas detenciones me habéis causado problemas en mis estudios.

Me preguntaron los nombres de todos los que asistieron al encuentro con la Delegación, dije que no conozco a nadie, que todos eran hombres, pero no los conozco, insistieron en saber quienes de los Defensores de Derechos Humanos estaban presentes en el encuentro.

Me dijeron que no decía la verdad, dijeron: “tu conoces a los defensores de Derechos Humanos” coordinas con ellos, siempre te invitan a los encuentros, también visitas a los presos políticos cuando les liberan, y visitas a los que llegan de los campamentos de refugiados.

Me siento acosada, ya no puedo vivir una vida normal como el resto de la gente.

Me interrogaron también sobre todo por los panfletos de la Célula de la Juventud de la Revolución.

Después de un tiempo llego un responsable que ocupó el puesto de Ichi Abou Lhasan. Cuando me vio me pregunto si soy Enguia El Hawasi, le dije que si, comenzó a gritarme diciendo: « yo pensaba que eras de la edad de Aminatu Haydar, mientras que tú no eres mas que una cría que nos molesta diariamente ». Y les dio la orden para torturarme. Empezaron a amenazarme, me dijeron que me van romper el pie y me pondrán metal para dejarme invalida y que luego me van arrojar en el río.

Me preguntaron también por Yzzana Amidan, están muy furiosos por no poder detenerla. Me preguntaron si la familia de Amidan tiene algún ordenador en casa, cuando les dije que no tenia ni idea, me taparon los ojos con una tela y empezaron a torturarme.

Después uno de ellos me arrastro hacia el río y me dijo que si no digo la verdad me arrojara en el río.

Cuando vieron que por la carretera pasaban muchos coches de la marca Land Rover les dijo el jefe que me subieran hacia arriba, porque temían que les viera la gente, una vez arriba me interrogaron por todos los que participaron en la manifestación del día del mártir Hamdi Lembarki en el barrio Lahchaycha, y las pintadas sobre las paredes del colegio Zarghtouni, no quise darles ninguna información.

Me interrogaron sobre la gente que va a participar en las manifestaciones durante la visita de la Delegación del Parlamento Europeo, cuando no quise decirles nada me dijeron que ellos están muy informados sobre la gente que vendrá de Smara y Tantan, y que cuando lleguen les van a detener y les harán desaparecer a todos, lo mismo que hicieron con las 15 personas que desaparecieron en el año 2005.

Con estas declaraciones las autoridades reconocen que son los responsables de la desaparición de los quince jóvenes saharauis que hasta el momento se desconoce su paradero.

Por todo lo que he relatado, dirijo un llamamiento a la Unión Publica Internacional y a la Comunidad Internacional para que intervengan para protegernos de estas agresiones que sufrimos diariamente, tememos que nos hagan desaparecer en cualquier momento.

Yo seguiré luchando por mi causa sea cual sea el precio que tenga que pagar por ello.

Viva Mohamed Abdelaziz y viva la RASD."

Etiquetas: , , ,


Comments: Publicar un comentario en la entrada

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?